Kiwi

No es exactamente un árbol de pepita tradicional, viene de Asia, pero se ha adaptado especialmente bien al norte de España, donde tiene un gran interés comercial, de ahí su inclusión.

Infoagro

Wikipedia

1-      Requerimientos edafoclimáticos

Clima templado (25-30º), con humedad relativa alta (60%)

2-      Patrones

Normalmente obtenidos a partir de semilla de variedad Hayward

3-      Sistemas de conducción

El kiwi es muy vigoroso y pesado, necesitando estructuras fuertes que soporten el peso y la acción del viento. Pueden montarse emparrados, espalderas… Hoy en día se suele montar en Tbar

Sistema de formación en T bar

Consiste en montar una T con una altura de 1.80 metros hasta la cruz y un brazo de la misma longitud. Conviene que tenga forma de cruz, con un elemento que salga de la unión hacia arriba de unos 20 cm. A los alambres de esta cruz se atan las ramas, para que caigan formando un túnel sin llegar a tocar el suelo.

 

4-      Poda

La poda en el kiwi es fundamental, tanto para “controlar” el crecimiento vigoroso de la planta, como para conseguir un equilibrio entre producción y vegetación. Es una poda hasta cierto punto similar a la vid, teniendo además que diferenciar entre poca de machos y hembras.

Es importante saber que ramas han fructificado, para ello se suele dejar el rabo del kiwi en la planta.

Hay que identificar (ver figura inferior):

-Spur: Pequeño brote de poco vigor (20 cm), cercano a la cruz. Genera fruta. al haber generado fruta es necesaria su poda, al ser un órgano agotado (evidentemente cuando ya haya fructificado).

-Brindilla: como el spur, pero de unos 50 cm. Es un brote del año anterior que aún no ha producido, se deja sin podar ya que genera fruta.

-Rama de renovación: brote de 1 a 2.5 metros. Rama del año anterior que no ha producido fruta. Es la rama que producirá fruta el año que viene. No se poda.

-Chupón: brote de gran vigor vertical: “lian” la vegetación y quitan vigor. Se eliminan o se atan para transformarlas en ramas laterales.

-Rama lateral: es una rama de renovación después de un año. Tiene fruta. De ellas salen ramas en forma de espina de pez con fruta. Normalmente tienen al principio una rama de renovación. Se poda dejando la rama de renovación.

El kiwi produce como la vid: fructifica sólo en brotes nacidos en el año sobre ramas formadas el año anterior. No fructifica nunca donde ya ha producido, siempre sobre nuevos brotes. Básicamente se trata de eliminar aquellas ramas que ya han producido fruta, dejándo las que aún no han producido.

Las yemas más productivas son normalmente de la 6 a la 40. Las más cercanas a la base suelen ser de madera (renovación)

Poda invernal de hembras: El objetivo es dejar 1 rama lateral en “espina de pez” bien desarrollada cada 20/30 cm de alambre, podando cada rama a 15-20 yemas. Si tenemos, como es normal, plantas cada 5 metros, habrá de 30 a 40 ramas. Estas ramas laterales se atan a los alambres sin cruzarse. Se retiran todas las ramas “enroscadas” o que se crucen, además de las ramas dañadas. Los spur fructificados se eliminan, al igual que las brindillas. Las ramas laterales fructificadas se podan, dejando su rama de renovación.

Los casos más típicos se representan en la siguiente figura:

  • A: Vara de renuevo que no ha fructificado: se poda a 15-20 yemas
  • B: Rama que ha fructificado y que tiene vara de renuevo en su base (es lo normal): se mantiene la vara de renuevo podándola a 10-20 yemas, eliminando el resto
  • C: Spur no fructificado: no se poda, produce fruta
  • D: No existe vara de renuevo: se despuntan todas las varas

Poda invernal de machos: Se eliminan ramas enroscadas, cruzadas o débiles. Se reducen los sarmientos a 20-30 cm (los que no se podaron en verano). El objetivo es el mayor número de flores.

Poda en verde de hembras: Durante todo el período vegetativo, incluso antes de apertura de flores: retirar puntas enrolladas, chupones, mejorar la ventilación e iluminación. Antes de la floración se cortan chupones a 20-25 cm. No se cortan a ras, sino dejando 2 o 3 cm de rama, para que brote de nuevo en la misma estación. Después de la floración, desde julio, se cortan puntas enrolladas. Se cortan así mismo las ramas mixtas de “no renovación” a 3 o 4 hojas desde la última flor.

Poda en verde de machos: Hay que evitar que den sombra a las hembras y garantizar poda para la nueva estación. Si la conducción es similar a la de las hembras, se cortan las ramas laterales a 13-15 cm.

5-      Abonado

Necesitan tierras con ph superior a 6, por lo que, normalmente, en Galicia, es necesario aportar cal. Los abonos de fósforo y potasio se efectúan durante el invierno, mientras que los de nitrógeno se hacen en los meses de abril a mediados de agosto. No se debe aportar nitrógeno en otoño, perjudican la conservación post cosecha de los frutos.

Cantidades anuales:

-Nitrógeno: 60-150 ud

-Fósforo: 40-100 ud

-Potasio: 150-250 ud

El preferible aplicar el abono por fertirrigación.

Es conveniente cada 5 años movilizar la capa superior del suelo.

Riego: La raíz se extiende en 2.5 metros en la dirección de la fila y de 1.5m en sentido perpendicular a la misma. Las plantas requieren riegos frecuentes, en Galicia entre abril y junio hasta octubre, según sea el clima seco o lluvioso. La solución de riego mejor es por microaspersión, con tubería tendida en el alambre central. Cada planta necesita unos 60-10 l de agua por día, según la temperatura ambiente y la capacidad de retención del terreno.

6-      Plagas y enfermedades principales

Es muy resistente a plagas y enfermedades, aunque puede haber ataques de botritis, así como nematodos en raíces.

Los conejos pueden causar daños importantes.

7-      Labores culturales

Aclareo: Hay que buscar frutos de peso superior a 100 gr y sin defectos formales o de color. Se puede efectuar antes y después de la flor.

Antes de flor se hace desde abril hasta apertura de flores, eliminando los capullos florales laterales en los pedúnculos triples y los deformes (abanicos).

Después de la floración se hace desde cuajado de frutos hasta junio, eliminando los frutos pequeños o deformes y los laterales a los pedúnculos triples. Se controla también el exceso de carga: 700 frutos por planta si el marco es de 5 metros. Sólo es efectivo hasta 1 mes después del cuajado, después es inútil.

Polinización: Son fundamentales las abejas. Es también muy efectiva la polinización manual. Sin embargo no son demasiado atractivos para las abejas (sí para los abejorros), por lo que, en grandes plantaciones, es normal recurrir a polinización artificial.

Control de malas hierbas: Es necesario el control de hierbas en una franja de un metro a cada lado de la fila de plantas, sobre todo los 5 primeros años.

Anillado: Se emplean tijeras especiales para anillas ramas fructíferas y lograr calibre de frutos y azúcares.

8-      Productos fitosanitarios

Normalmente cobre en invierno

9-      Recolección:

A partir del 3º año comienza la producción, siendo ésta óptima a partir del séptimo año. Se cosecha desde mediados de octubre y se conservan en cámara hasta junio. Los kiwis no son aptos para el consumo cuando se recolectan. Se recogen cuando el grado brix ronda los 6.2-8º, mejor el valor más alta, ya que mejora la conservación.  El pedúnculo se deja en la rama.

10- Proceso de plantación:

Lleva 3 o 4 años el establecimiento de una planta, aunque los kiwis siguen creciendo y fructificando por encima de los 50 años.

Dependiendo del tamaño de la planta comprada, el objetivo del primer año (o los que sean necesarios), es llegar a la “TE”, con el fin de formar el tronco definitivo. En plantas grandes, esto es sencillo ya que puede faltar unos pocos centímetros para llegar al soporte. En el caso de plantas pequeñas el proceso se esquematiza:

 

A- Podar a una o dos yemas en plantación.

B- Guiar la rama más poderosa y mejor formada, eliminando todos los brotes laterales. Si esta rama pierde vigor y comienza a enroscarse, despuntarla, para fomentar el renuevo de la misma.

C- Despuntar en invierno, si procede,  completando lo señalado respecto a eliminación de ramas laterales

D- Cuando se llega al emparrado se poda por una yema bien formada que quede por abajo del mismo, aunque también se puede doblar la vara hacia uno de los lados, guiando la yema correspondiente hacia el lado opuesto.

E- En este momento podemos considerar el tronco formado, siendo el objetivo siguiente formar el “peine” sobre el emparrado.

F- Se podan y despuntan las diferentes ramas hasta conseguir un desarrollo adecuado de la planta. Se limita el crecimiento de la planta al espacio resultante de la separación de las “TE”, normalmente 5 metros. Se debe atar bien y manejar con cuidado, para evitar roturas. Sobre todo se debe ser extremadamente cuidadoso con el manejo de ramas durante época vegetativa, ya que son muy frágiles. Es preferible evitar este manejo en la medida de lo posible.

 

Es buena idea hacer aclareo de frutos en estas edades tempranas, con el fin de que la planta concentre toda su fuerza en la formación.

A partir de aquí aplicaríamos la poda de mantenimiento ya explicada



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores

%d personas les gusta esto: