Tipos de Peral

La fructificación es diferente según la variedad y la edad de los árboles. Normalmente se concreta en la etapa adulta.

  • Los frutales jóvenes fructifican en brindillas coronadas y ramos mixtos.
  • Los frutales adultos fructifican en lamburdas y bolsas.

Según la mayor o menor tendencia de los árboles a fructificar en lamburdas, Sansolini distinguió cinco grupos:

  • Grupo I; fructifica en lamburdas menos del 50 % (Ercolini, Williams)
  • Grupo II; 50-60 % (Max Red Bartlett, Sta, Mª Morattini)
  • Grupo III; 65-80% (Limonera, Decanas, Passa Crassana)
  • Grupo IV; 80-90% (Abate Fetel, Mantecosa de Hardy, Conferencia, Buena Luisa, Mantecosa Precoz Morettini, Packam´s Triumph)
  • Grupo V; más del 90 % (Mantecosa Bosc, Kaiser)

Esto viene a indicar que el grupo V fructifica fundamentalmente sobre madera vieja y el grupo I sobre madera nueva. Por lo tanto los grupos I y II necesitan una poda más intensa y los grupos IV y V una poda más ligera.

Es típica de esta especie la presencia de dardos, yemas de madera, que pueden evolucionar  bien a madera o a flor según el mayor o menor flujo de savia que reciban.

Se puede resumir la poda de fructificación en los pasos siguientes:

  • Las ramas de un año se dejan alargar sin podarlas.
  • Al segundo año estarán cubiertas de flor, siendo necesario acortarlas a un tercio o a la mitad de su longitud sobre botones florales y no sobre dardos, puesto que prolongaría la rama.  Con ello se favorece el cuajado de la flor, el tamaño del fruto y la regularidad de producción en los años sucesivos, especialmente en la variedad Comice, que es bastante vecera.
  • La renovación de las ramas fructíferas se inicia al cuarto-quinto año, cuando  aparecen en las partes bajas de la planta, lamburdas insertas en bolsas que dan frutos pequeños y de mal sabor. Esto es síntoma de envejecimiento de las ramas que es necesario renovar.

La mayoría de las variedades, a diferencia con el manzano, no emiten tan intensamente ramos  de renuevo, al inclinarse la rama fructífera por el peso de la fruta. En este caso, se procedería a la eliminación de las ramas fructíferas envejecidas, cortándolas por la base, sobre una yema de madera bien visible para dar una rama de renuevo y así iniciar de nuevo el ciclo de producción.

A %d blogueros les gusta esto: